Gusta el paseante de manera especial de esos días de invierno en los que el viento de la sierra se lleva las nubes y el sol luce en medio del frío; en los que las radiografías de los árboles se dibujan con nitidez sobre el cielo azul…

Denostado por muchos y con frecuencia asociado a conceptos negativos –‘invierno de la vida’, ‘invierno nuclear’…- es mejor tomar este periodo como lo que en realidad es -parte del ciclo cronológico- y comprender que sin él, sin la transición que supone, no se podría  después producir ese renacimiento de la vida que conocemos como primavera.

Abriguémonos, pues, y bien acurrucados paseemos en esta ocasión por cinco vocablos relacionados con la estación que el escritor estadounidense Paul Theroux –el autor de ‘la Costa de los Mosquitos’- considera de restablecimiento y de preparación.

isoquímena o isoquimena.- En meteorología es la línea que representa cartográficamente los puntos de la Tierra que tienen la misma temperatura media invernal. Del francés isochimène  y este de iso- ‘igual’ y un derivado del griego cheimón ‘invierno’. Se atribuye al naturalista A. von Humboldt la acuñación de este término.

brumal.- Aunque su primera acepción ahora es la de lo relativo o perteneciente a la bruma, en un principio designaba –y sigue haciéndolo, aunque con la marca de ‘anticuado’- a aquello relativo al invierno. Del latín brumālis ‘perteneciente al invierno’ y este de brevima dies ‘día más corto’ o ‘solsticio de invierno’, de brevis ‘corto’.

tizonera.- En Salamanca, velada que suele hacerse en la cocina, en las noches de invierno, al amor de los tizones. Esta acepción del término – segunda también en el DRAE-, recogida ya por José de Lamano Beneite en su obra ‘El dialecto vulgar salmantino’, publicada en 1915, se incorporó al DRAE diez años después.

aquilonal.- Y como no hay dos sin tres, si bien este adjetivo tiene como primera acepción lo relativo al aquilón, es decir, al norte, la segunda señala que, dicho del tiempo, se aplica metafóricamente al de invierno, como se recogía ya en el Diccionario de autoridades en 1770. Según Moliner, se refiere literariamente al mismo invierno.

atahorma.- Del árabe hispano tafúrma, es un ave rapaz –según las épocas, la Academia la ha calificado como especie de águila o de halcón indistintamente- diurna, africana, de color ceniciento y cola blanca. Su alimentación consiste en aves, batracios, pequeños mamíferos y reptiles. Ave de paso, sólo en el invierno permanece en España.

El refrán de hoy

“El fuego es la fruta del invierno”

Proverbio árabe

 

El  reto de la semana

Uno facilito esta vez: ¿En qué mes del calendario republicano francés habría sido de lo más normal dar nuestro paseo de hoy?