Una suma de casualidades –un concierto en una localidad cercana más una conversación apenas unos días antes con un compañero sobre su lugar de nacimiento- le ha permitido al paseante tener la oportunidad de conocer la histórica villa de Atienza.

Y ha descubierto que, desde luego, merece mucho más que un simple paseo: el románico de sus iglesias; la varias veces centenaria fiesta de la Caballada; su castillo roquero…invitan a volver al lugar que vio nacer al comunero Juan Bravo, que contó entre sus vecinos a Katharine Hepburn o que encandiló al genial Luis Carandell.

Y como aquí nos dedicamos a disfrutar con las palabras, veamos hoy cinco de ellas que cualquier atencino –o ‘bragado’, que de esta manera también se les conoce- habrá escuchado o empleado en más de una ocasión.

prioste.- Derivado de ‘preboste’, el DRAE lo define como ‘mayordomo de una hermandad o cofradía’. En Atienza, donde también se le denomina ‘piostre’, designa al máximo representante durante un año de la Cofradía de la Santísima Trinidad, la organizadora de la Caballada cada año el Domingo de Pentecostés.

ababol.- Es la palabra con la que se nombra en la villa a la ‘amapola’ –la flor roja que tan a menudo crece en los sembrados-, aunque el DRAE circunscriba su uso a Albacete, Aragón, Murcia y Navarra. Procede del árabe hispánico, adonde llegó a su vez desde el latín.

cantamora.- Así se denominaba a una estancia soterrada que hacía las veces de despensa en el antiguo convento de Santa Ana. Muchos atencinos la recuerdan de manera especial porque en la última etapa del edificio, cuando funcionaba como colegio, era utilizada como el lugar al que se enviaba a los alumnos castigados.

desapartar.- Se emplea como pronominal, desapartarse, para referirse a alguien que se separa o se divorcia. Aunque la primera acepción del prefijo ‘des-‘ denota privación o inversión de significado (como en ‘deshacer’), también puede indicar afirmación e incluso exceso o demasía, como parece en este caso.

rematar.- Se emplea en el sentido de ‘subastar’, como, por ejemplo, el derecho a bajar hasta la ermita la bandera de la cofradía en la Caballada. Se puja en cuartillos de vino, medida equivalente a algo más de medio litro y que es  la cuarta parte de un azumbre. Vino que degustan luego los asistentes a la fiesta.

 

El refrán de hoy 

“En Atienza, cada uno de sí piensa” 

 

El reto de la semana

¿Qué palabra podemos encontrar en el diccionario que significa ‘hombre fuerte y muy valeroso’ y que fue el sobrenombre del guerrero que se refirió a Atienza como ‘peña muy fuerte’?